¿Qué harías si no tuvieras miedo?

Quizás uno de los errores que comentemos con los más pequeños es repetir esa frase de: “No tengas miedo”. ¿Verdad? Ese mantra nos acompaña durante nuestro desarrollo y terminamos por creer que realmente, no debemos tener miedo.

Sin embargo, el miedo es una emoción y cómo tal cumple una función adaptativa y de supervivencia. El miedo es una reacción de alerta cuando percibimos un peligro (real o imaginado), a nivel fisiológico y cognitivo, que nos permite dar una respuesta conductual de huida. Si no tuvieramos miedo seríamos presa fácil de amenazas, (si tu casa arde en llamas y no tienes miedo, no reaccionas y tus opciones a salvarte se reducen bastante).

Cuando el miedo es controlado, (como en halloween, las películas de terror o fiestas de zombies…), muchas personas son capaces de disfrutarlo, ya que aunque nos asuste, no constituye un peligro real

Nos guste, o no, el miedo está detrás de la mayor parte de nuestra forma de interactuar con el mundo: el miedo a ser rechazados, el miedo a la incertidumbre frente a un cambio, miedo  a dar nuestra opinión, miedo a no lograr el objetivo…. Por ello, es imprescindible reconocer esos miedos y poder trabajar con ellos.

Hay que tener en cuenta que existen miedos irracionales, o fobias, que generan respuestas de ansiedad idénticas a las que se dan con una amenaza real. Generan mucho malestar al ir aumentando con el tiempo, reduciendo la posibilidad de actuar y generalizando los miedos hasta llegar a una seria limitación, en el extremo tendríamos la agorafobia.

En muchas ocasiones el miedo funciona como limitador que nos impide conseguir nuestros objetivos: ¿Qué harías si no tuvieses miedo? es una pregunta que puede ayudarte en situaciones en las que estés bloqueado y te cueste avanzar. Otras  preguntas del tipo: ¿Que es lo peor que me puede pasar?, ¿Para que enfrentar el miedo?, ¿Cómo me sentiré si soy capaz de no huir?, ¿Que dirá eso de mí? nos pueden ayudar a identificar y gestionar ese temor.

Seguiremos hablando del miedo  y de las distintas formas de enfrentarnos a él más adelante.

Deixa un comentari

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies