Gratitud, un libro breve e intenso

 

El libro que os traemos hoy es una  auténtica joyita, “Gratitud”. 65 páginas que se leen ágilmentel, y que dedicarás tan sólo 20 minutos en dar cuenta de él.

De hecho, la reseña podría ser más larga que el propio libro, ya que la profundidad del mismo, la ternura que destila y el amor en general que se desprende del texto dan para hablar largo y tendido.

El autor es el doctor Oliver Sacks, neurólogo, profesor universitario y excepcional  escritor de relatos médicos en los que la persona es tratada desde el respeto y como un ser humano, no como enferma dándole máximo protagonismo.

En noviembre de 2015 publicó una autobiografía (“En movimiento”, ed. Anagrama) que constituye un maravilloso relato de su vida: desde su nacimiento en Londres en 1933, la segunda guerra mundial, la relación con sus padres, (ambos médicos y judíos practicantes), sus inquietudes científicas fuera del campo de la medicina, su homosexualidad y el rechazo que ésta produce en su madre, y la posterior “huida” a USA, donde desarrolló toda su carrera profesional.

Al cabo de un mes de la publicación de la autobiografía es diagnosticado de metástasis en el hígado a causa  de un melanoma ocular que padeció 10 años antes y se hace  consciente de que su vida llega al final, muere en agosto de 2015.

La publicación de “Gratitud”  es póstuma y consta de 4 partes en las que el Dr. Sacks reflexiona de forma extraordinariamente lúcida sobre la vida y la muerte, la ciencia, la religión y se despide del mundo con tranquilidad, paz, belleza  y tristeza. El primer escrito lo realiza al cumplir 80 años, antes de ser diagnosticado de cáncer y constituye una sabia reflexión sobre el envejecimiento. Sin embargo, los otros tres constituyen pensamientos que conforman una despedida.

“Cuando alguien muere, no se le puede reemplazar. Deja un agujero que no se puede llenar, pues el destino-el destino genético y nervioso- de cada ser humano, consiste en ser un individuo único, en encontrar su propio camino, vivir su propia vida, enfrentarse a su propia muerte.

No voy a fingir que no estoy asustado. Pero mi sentimiento predominante es el de gratitud. He amado y he sido amado, he recibido mucho y he dado algo a cambio, he leido y viajado, he pensado y escrito.He mantenido un diálogo con el mundo, ese diálogo especial que mantienen los escritores y los lectores

Por encima de todo, he sido un ser sintiente, un animal pensante en este hermoso planeta, y eso, en sí mismo, ha sido ya un enorme privilegio y una aventura”  

“Gratitud” (ed. Anagrama)

 

!Muchas gracias,  Dr. Sacks!

 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies