Pues no era lo que esperaba…

Memes, videos de youtoube o fotos graciosas inundan nuestras redes sociales y whatsapp comparando la realidad con las expectativas. Pero, aunque tengamos esa capacidad de reírnos de nosotros mismos, en el día a día no resulta tan divertido cuando habíamos visualizado algo (o idealizado quizás), y al final el resultado nada se parece a lo imaginado, ¿Nos reímos? Al contrario, resulta frustrante, injusto y nos sentimos desdichados.

Damos por hecho que tras el post ¿Necesitas ser perfecto? hemos aprendido que la perfección no existe y que debemos aceptarnos tal cual somos y cambiar aquello que no nos gusta de nosotros, ¿verdad? Partiendo de aquí, debemos mantenernos conectados con nuestro presente y las circunstancias que nos envuelven: nuestra REALIDAD.

La realidad es la que es y no se puede cambiar, lo único que podemos transformar es nuestra actitud frente a ella y, ¿Qué pasa si nuestras expectativas no coinciden con la realidad?

La respuesta es sencilla: Las expectativas están y nos ubican en el futuro, por lo tanto, pueden cumplirse o no, pero lo que está claro es que son suposiciones y no forman parte de la realidad. Además, lo peligroso es que las expectativas nos dejan fuera de la acción: “Esperaba que fuera distinto…”, por ejemplo, ¿Acaso el verbo “esperar” nos invita a tomar partido y a involucrarnos en el momento actual?

Ya que lograr eliminar las expectativas es un trabajo de años, te recomendamos como primer paso que las conectes a un sólido plan de acción que empiece en el presente.

Por otra parte, debemos tener en cuenta que somos expertos en hacer interpretaciones de la realidad, que sumadas a las expectativas, todavía nos alejan más de lo que verdaderamente está sucediendo.

Para no caer en esta situación la comunicación es la mejor herramienta de contrastación: ¡Pregunta y asegúrate de que lo entendiste! No te quedes con el: “Me ha parecido que querías decir….”, “Yo entendí que…”,etc.  Basándonos en datos objetivos y reconfirmando con nuestros interlocutores obtendremos una percepción de la realidad mucho más válida y nos alejaremos de generar falsas expectativas.

El abordaje desde el coaching permitirá centrarse en la aceptación de la realidad, (con todo lo que ello implica a nivel mental, físico y emocional), en ubicarnos en el presente y empoderar al cliente para que tome las riendas y genere objetivos realistas y asumibles con el tiempo. Todo eso conlleva un aumento de autoestima y autoconocimiento que, no sólo nos ayudará a diferenciar expectativas y realidad, sino a tomar mejores decisiones en un futuro y a relacionarnos positivamente con todo lo que nos rodea.

 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies