No hay deportista que no pierda nunca

tablero de ajedrez con el rey de las blancas tumbado

Perder un partido en el que te lo juegas todo; que se te escape entre las manos la final de tu vida; que se acabe el momento para el que te estuviste entrenando todos estos años sin obtener el resultado que deseabas…. Perder forma parte de la realidad del deporte y del deportista, y cuánto antes aprendamos a hacerlo, ¡Mejor!

Sin embargo, no es lo mismo si hemos perdido debido a un error nuestro, (algo que se podía entrenar, haber evitado o incorporar), que si lo hacemos porque los otros fueron simplemente, mejores.

En el primer caso, ¡Podemos aprender algo! Tras un fallo, ya sea individual o del equipo, si lo analizamos podremos ver cuál es el motivo del error, qué nos llevó hasta ahí y cuál es el camino que debemos tomar ahora: ¿Qué es lo que tenemos que cambiar?, ¿Qué podemos aprender de esa situación?, ¿Qué necesitamos incorporar?, son preguntas que nos ayudarán a superar esta derrota.

Esto no significa que en el caso en que los otros fueron superiores, estas preguntas no nos sean útiles para seguir mejorando, sin embargo, la aceptación es necesaria y fundamental para aprender a perder dignamente y sin dañar nuestra autoestima, ni autoconfianza: reconocer la victoria del otro con humildad, dejar nuestro ego a un lado y seguir trabajando para ser mejores.

Además de aprender y aceptar resulta clave identificar las dos emociones más frecuentes tras perder nuestra competición: la rabia y la tristeza.

Son necesarias y justificadas, pero debemos aprender a regularlas de la mejor manera ya que son emociones que se mezclan con facilidad.

El problema nace de lo que nosotros consideramos que es justo, (ganar la carrera o el partido, por ejemplo), ya que hemos trabajado para obtener ese resultado y el hecho de que esa profecía no se cumpla hace aparecer la rabia, que se suma a la tristeza que genera ver desaparecer una oportunidad para conquistar tus sueños y tener que aceptar que se alejan. Ambas emociones confluyen en un mismo momento y requieren de regulaciones bien distintas: De un lado debemos permitir el consuelo para apaciguar esa tristeza, y por otro desahogar esa energía que conlleva la rabia, pero con consciencia para hacerlo en el momento adecuado y de la mejor manera.

El Coaching Deportivo es altamente eficaz para aprender a manejar ese tipo de situaciones, comprender y conocer qué nos sucede, tanto a nivel individual como en el equipo, ante las derrotas y ayudarnos así a alcanzar nuestros objetivos con mayor plenitud y el máximo rendimiento deportivo.

 

Si se te hace una montaña hablar con tu jefe

dos caras mirándose, en dibujo, con librería de fondo

En nuestro día a día tenemos innumerables conversaciones, muchas banales quizás, pero de entre todas ellas algunas resultan muy importantes para nosotros, a la vez que difíciles de tener, bien porque hay algo importante en juego tras esa conversación, o porque simplemente es nuestra oportunidad para expresar nuestro parecer.

Sin embargo, si esa conversación debe producirse en el ambiente de trabajo y con el “jefe”, la cosa se complica, ya que nuestra posición no es de igual, como podría pasar en una conversación importante con amigos o familia. Podemos repasar mentalmente nuestro alegato millones de veces y nuestros motivos para plantear esta cuestión importante a nuestro superior, pero lo ideal es prepararla a conciencia y prestar atención a: ¿Qué quiero decir?, ¿Cómo lo quiero decir?, ¿Para qué quiero decirlo?, ¿A qué necesidad responde?, ¿Qué me ayudará a mantenerme en la conversación y su objetivo?, entre muchas otras, son preguntas que nos ayudarán a enfocar el planteamiento de la reunión y no perder el objetivo por nervios o presión y terminar hablando de otro tema por eludir la situación. Pero no es únicamente centrarse en lo que nosotros queremos decir lo importante, si no también podemos responder a preguntas que beneficien a ambas partes, por ejemplo: ¿Qué podemos ganar ambos tras la conversación?, ¿En qué va a mejorar nuestra relación?

Tras contestar estas preguntas, es importante ponernos en el lugar del otro para tratar de identificar si es un buen momento, (si no es una reunió programada), ya que la receptividad del interlocutor influirá en el resultado positivo que queremos obtener.

Debemos tener en cuenta que, en una conversación, la palabra es sólo una parte de la comunicación que transmitimos, ya gran parte del protagonismo se lo lleva el famoso lenguaje no verbal. Prestar mucha atención en lo que transmitimos con el cuerpo y con la cara nos ayudará a comunicar lo que queremos: estar cruzado de brazos,  fruncir el ceño, no tener contacto visual, movernos demasiado… son acciones que pueden llevarnos a mostrar duda e inseguridad, así como incomodar a nuestro interlocutor y que este quiera dar por finalizada la conversación, o tome el control de la situación. Por el contrario, una actitud excesivamente relajada puede denotar pasotismo, superioridad y poca determinación, por eso sentarnos correctamente, sostener algún objeto en las manos, mantener la sonrisa y el contacto visual con nuestro interlocutor puede ayudarnos a iniciar la conversación de una manera firme y segura.

Si los nervios nos juegan una mala pasada y vemos que la conversación no está yendo hacia donde deseábamos, ¡No lo demos todo por perdido!, puede ser una buena idea hacer una breve pausa para beber agua, hacer una respiración profunda y apoyarnos en ese objeto, (un boli, un papel, pero que no sea algo ruidoso para no distraer), y reconducir hacia el tema que tenemos planteado tratar.

El coaching nos permite conectar con la seguridad y el coraje para lograr transmitir  de manera asertiva y eficaz nuestro mensaje, así como trabajar las barreras de la comunicación.

 

 

¡Aprende a perder los papeles!

Aprende a perder los papeles. Taller vivencial de coaching el 6 de abril en Barcelona. Regulación rabia y tristeza

¿Te pasa alguna vez que pierdes los papeles? 

¿Te cuesta encajar una derrota?

¿Eres de esas personas que saltan enseguida? 

¡Pues esta es tu formación! Inscríbete al taller vivencial de coaching del próximo viernes 6 de abril en Barcelona donde trabajaremos este tipo de situaciones y emociones para poder aprender a anejarlas mejor. Descubrirás que muchas veces, la rabia y la tristeza, se mezclan y nos confunden.

El taller se realizará de 17.00h a 19.00h en la Avinguda Josep Tarradellas 8-10 de Barcelona por ¡tan sólo 20€!

Puedes formalizar tu inscripción escribiendo a contact@agobarcelona.com

 

¡Te esperamos para crecer juntos!

¿Necesitas ser perfecto?

pantone de lápices de colores

El perfeccionismo es la necesidad constante de que las cosas no presenten absolutamente ningún defecto, ningún fallo.

Desde la infancia, se refuerza y anima a los niños para que intenten ser perfeccionistas en sus tareas, tanto desde casa como desde la escuela.También en el ámbito laboral se valora a las personas perfeccionistas, ya que su trabajo puede gozar de gran calidad.

El perfeccionismo es una variable de personalidad, una manera de ser alentada por un sistema que lo considera una virtud, pero lamentablemente presenta algunos problemas.

La búsqueda de la perfección en un mundo imperfecto, con las imperfecciones que todos tenemos a nivel individual, genera unos niveles de preocupación y ansiedad muy elevados. ¡La perfección absoluta no existe! Su búsqueda constante, pese a ello, provoca la frustración del perfeccionista convirtiéndose en algo obsesivo.

Intentar hacer las cosas de forma perfecta nos lleva a repetir las cosas de forma incesante: nunca estamos contentos del resultado, luego, lo volvemos a hacer, sin embargo, por mucho que lo repetimos nunca logramos la “perfección”.El resultado de repetir y repetir ocasiona una gran pérdida de tiempo; el perfeccionista es muy lento y además vive cualquier tarea con un gran nivel de angustia por los niveles de autoexigencia que se impone.

El perfeccionista sufre, ¡Y mucho! Su autoestima se ve deteriorada al dedicar muchísimo esfuerzo a su trabajo y a la vez darse cuenta de que es poco productivo y nunca está satisfecho de los resultados logrados.

En el extremo del perfeccionismo encontramos a las personas que sufren de TOC (trastorno obsesivo compulsivo) en que el padecimiento psicológico es muy elevado y que requiere una intervención psicológica.

En personas con marcados rasgos de perfeccionismo, pero que no llegan a estos extremos, si podemos plantear un abordaje desde el Coaching que vendría dado por la aceptación de sí mismo con sus imperfecciones y marcar objetivos alejados de la perfección.
Buscamos un buen resultado de los trabajos, contemplamos que está bien mejorar y lograr la excelencia, pero no la perfección. La perfección es un término absoluto: es perfecto o imperfecto, es una dicotomía que no admite término medio, (y cómo la perfección absoluta no existe, la frustración es constante). Planteamos buscar objetivos realistas y hablamos de resultados buenos y mejores, no perfectos.
Tolerar la imperfección, valorar la calidad de las cosas y las personas, aunque no sean perfectas, constituye un paso importante para mejorar el autoconcepto, facilita la flexibilidad y mejora el nivel de bienestar.

¿No creéis que merece la pena cuestionar el perfeccionismo?

3 talleres para conocer tus emociones

¡El primer viernes de los siguientes 3 meses ya puedes guardarlos en tu agenda!

 

Llegan 3 talleres de Coaching para trabajar tus emociones. El objetivo es aprender juntos a identificar lo que sentimos y regularlo correctamente. ¿En qué te va a beneficiar esto? Podrás conocerte un poco mejor, relacionarte contigo y con los demás de manera más asertiva y empática. Hay veces que no sabemos expresar lo que sentimos por miedo, vergüenza, tristeza o porque nos sentimos culpables, y otras en que nos escondemos… Este ciclo de formaciones nos ayudará a afrontarlo de otra manera y alcanzar una versión mejorada de nosotros mismos.

El precio por un taller es de 20€ por persona y si te atreves a realizar los 3 te sale por sólo ¡50€! (Puedes inscribirte al que más te interese o a los tres, tú decides).

Viernes 2 de Marzo: La vergüenza y la culpa

Viernes 6 de Abril: La rabia y la tristeza

Viernes 4 de Mayo: El miedo

 

Como siempre, estos talleres son dinámicos, participios y abiertos al público gracias a la colaboración del Fondo Social Europeo y a nuestros amigos de la Fundación Prevent.

Nuestro objetivo es aprender y crecer juntos #atréveteacambiar

Puedes inscribirte mandando un mail a contact@agobarcelona.com

Visítanos aquí  y conocenos un poco más

Los talleres se realizarán en Barcelona (Av. Josep Tarradellas 8-10)

La promo joven también piensa en tu futuro

promoción joven de Coaching y psicoterapia por Skype o presencial por 30 euros

Estamos muy contentos de poder ofreceros esta novedad en #coaching y #psicoterapia para nuestros clientes más jóvenes (hasta 30 años).

Gracias a la colaboración del Fondo Social Europeo, (FSE), podemos impulsar esta campaña que quiere facilitar el desarrollo personal y el autoconocimiento entre la población joven porque el FSE invierte en tu futuro.

Tanto las sesiones de Coaching como las de psicoterapia de esta promoción joven costarán 30€ y se podrán realizar de manera presencial o vía Skype con una de nuestras profesionales.

Para iniciar tu proceso ponte en contacto con nosotros a través del mail:

contact@agobarcelona.com o a través del teléfono y WhatsApp 629313232

 

Y tú.. ¿No te equivocas nunca?

cruz blanca en un cuadrado rojo simbolizando error

Qué es lo que más nos cuesta cuando cometemos un error: ¿Reconocer ante el mundo que nos hemos equivocado, sacar una lectura positiva de ello o identificar el fallo?

Si hay algo que podemos reconocerle a eso que llamamos American Way Of Life, (es decir, la cultura estadounidense), es la forma que tienen de enfocar el error, ¿no creéis?. A diferencia de la cultura Europea, se lo plantean como una oportunidad de mejora y un paso más hacia tu éxito, se contempla el fallo como parte del aprendizaje.

Este último concepto, aunque parezca obvio, todavía no lo tenemos arraigado con fuerza en nuestras latitudes.

Esa constante necesidad de llegar al “éxito” pronto, rápido y trazando un camino perfecto e irreprochable ha hecho que menospreciemos el valor que tiene un fallo, y nos lleva a esconderlo y no reconocerlo. ¿Es esto peligroso?

Si escondemos a nuestro equipo de trabajo los errores “sin importancia” que cometemos e intentamos taparlos, lo único que estamos logrado es boicotear el trabajo del grupo y, por tanto, su resultado final.

Si nuestro ego no nos permite ver dónde y cuándo nos hemos equivocado, lo único que estaremos consiguiendo es perpetuar ese error y, por tanto, alejarnos de la posibilidad de alcanzar nuestro objetivo.

Entonces, ¿Cuál es la mejor opción para enfrentar nuestros errores?:

  • Responsabilízate de tus acciones
  • Identifica la situación concreta y en qué punto fallaste
  • ¡No te juzgues! Perdónate y sigue enfocado en tu objetivo
  • Reconoce los motivos que hayan podido provocar el fallo
  • Crea nuevas opciones y alternativas
  • Vuelve a intentarlo

 

Os dejamos dos inspiradoras frases que pueden ayudar a afianzar la idea.

“El aprendizaje es experiencia, todo lo demás es información” Albert Einstein

“Cada fracaso enseña al hombre lo que necesitaba aprender” Charles Dickens

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies