Si se te hace una montaña hablar con tu jefe

dos caras mirándose, en dibujo, con librería de fondo

En nuestro día a día tenemos innumerables conversaciones, muchas banales quizás, pero de entre todas ellas algunas resultan muy importantes para nosotros, a la vez que difíciles de tener, bien porque hay algo importante en juego tras esa conversación, o porque simplemente es nuestra oportunidad para expresar nuestro parecer.

Sin embargo, si esa conversación debe producirse en el ambiente de trabajo y con el “jefe”, la cosa se complica, ya que nuestra posición no es de igual, como podría pasar en una conversación importante con amigos o familia. Podemos repasar mentalmente nuestro alegato millones de veces y nuestros motivos para plantear esta cuestión importante a nuestro superior, pero lo ideal es prepararla a conciencia y prestar atención a: ¿Qué quiero decir?, ¿Cómo lo quiero decir?, ¿Para qué quiero decirlo?, ¿A qué necesidad responde?, ¿Qué me ayudará a mantenerme en la conversación y su objetivo?, entre muchas otras, son preguntas que nos ayudarán a enfocar el planteamiento de la reunión y no perder el objetivo por nervios o presión y terminar hablando de otro tema por eludir la situación. Pero no es únicamente centrarse en lo que nosotros queremos decir lo importante, si no también podemos responder a preguntas que beneficien a ambas partes, por ejemplo: ¿Qué podemos ganar ambos tras la conversación?, ¿En qué va a mejorar nuestra relación?

Tras contestar estas preguntas, es importante ponernos en el lugar del otro para tratar de identificar si es un buen momento, (si no es una reunió programada), ya que la receptividad del interlocutor influirá en el resultado positivo que queremos obtener.

Debemos tener en cuenta que, en una conversación, la palabra es sólo una parte de la comunicación que transmitimos, ya gran parte del protagonismo se lo lleva el famoso lenguaje no verbal. Prestar mucha atención en lo que transmitimos con el cuerpo y con la cara nos ayudará a comunicar lo que queremos: estar cruzado de brazos,  fruncir el ceño, no tener contacto visual, movernos demasiado… son acciones que pueden llevarnos a mostrar duda e inseguridad, así como incomodar a nuestro interlocutor y que este quiera dar por finalizada la conversación, o tome el control de la situación. Por el contrario, una actitud excesivamente relajada puede denotar pasotismo, superioridad y poca determinación, por eso sentarnos correctamente, sostener algún objeto en las manos, mantener la sonrisa y el contacto visual con nuestro interlocutor puede ayudarnos a iniciar la conversación de una manera firme y segura.

Si los nervios nos juegan una mala pasada y vemos que la conversación no está yendo hacia donde deseábamos, ¡No lo demos todo por perdido!, puede ser una buena idea hacer una breve pausa para beber agua, hacer una respiración profunda y apoyarnos en ese objeto, (un boli, un papel, pero que no sea algo ruidoso para no distraer), y reconducir hacia el tema que tenemos planteado tratar.

El coaching nos permite conectar con la seguridad y el coraje para lograr transmitir  de manera asertiva y eficaz nuestro mensaje, así como trabajar las barreras de la comunicación.

 

 

¡Bendito trabajo! ¿Tan difícil eres de encontrar?

imagen de una hoja en la que pone "Curriculum vitae" un bolígrafo y un vaso con hielo

Que el trabajo con un contrato indefinido y para toda la vida se ha convertido en una especie de utopía lo sabemos; que lo de estudiar una carrera y un máster… para labrarte un buen futuro, también. ¿Son motivos suficientes para perder el ánimo y dejar de intentarlo?

No debemos dejar que este pesimismo contagioso en el que estamos envueltos nos arrastre y nos convierta en víctimas y actores secundarios de nuestra propia película.

Sabemos que las dudas, a la hora de buscar trabajo, son frecuentes: “Soy demasiado mayor para cambiar ahora”, “Es demasiado arriesgado”, “Es frustrante trabajar en algo por lo que estoy sobre cualificado….”, “Quizás debería empezar como autónomo…”, “Para qué voy a ir a más entrevistas si lo tienen todo amañado….” Y un larguísimo etcétera de frustraciones, miedos y excusas que nos vuelven conformistas y nos alejan de quienes, no hace tanto tiempo, queríamos ser.

Es verdad, la situación laboral actual no es para nada fácil, ni tampoco lo es encontrar el trabajo perfecto: ese en el que te sientas realizado, el ambiente es perfecto, tu jefe/a un cielo y con una buena conciliación familiar, (ahí otra de las grandes excusas para no intentar nada nuevo). Pero, una vez aceptamos que debemos ser flexibles para adaptarnos, no hay ningún impedimento que no nos permita lograr ese cambio de rumbo profesional o esa nueva oportunidad.

En Ago Growing Together no somos orientadores laborales, sin embargo sabemos que hay aspectos claves en los que podemos trabajar para conseguir este objetivo, 5 puntos en los que centrarnos:

  • ¿Qué metas laborales queremos alcanzar? Definir el objetivo final y marcar pequeños objetivos para llegar a él; todos ellos deberán ser concretos, colocados en el tiempo, realistas y alcanzables. ¡Si el plan está bien hecho, ni nos daremos cuenta al llegar al final!
  • Respetar tus propios valores. Para eso debemos identificar cuáles son los valores que te mueven para avanzar con determinación hacia tu reto.
  • Potenciar nuestras fortalezas. Es clave reconocer que es lo que hacemos bien, y cuáles son nuestros puntos fuertes respecto a la competencia. (No se trata de ego, se trata de ponerse en valor).
  • Deberás tener claro que habrá errores, fracasos y rechazos, sin embargo… ¿Y si los vives como una oportunidad para aprender? Todo eso forma parte del proceso de aprendizaje y crecimiento.
  • Ten un as en la manga. Muchas veces, lo más difícil es lidiar con las expectativas ¿verdad? Lo ideal sería que dejaras de crearlas, pero como entendemos que es más complejo y requiere más tiempo…. Te sugerimos que pruebes en tener más de una alternativa para cada situación.

La constancia y la determinación en conseguir tu objetivo profesional son las que van a ayudarte a vencer el miedo, las dudas y las excusas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies