No hay deportista que no pierda nunca

tablero de ajedrez con el rey de las blancas tumbado

Perder un partido en el que te lo juegas todo; que se te escape entre las manos la final de tu vida; que se acabe el momento para el que te estuviste entrenando todos estos años sin obtener el resultado que deseabas…. Perder forma parte de la realidad del deporte y del deportista, y cuánto antes aprendamos a hacerlo, ¡Mejor!

Sin embargo, no es lo mismo si hemos perdido debido a un error nuestro, (algo que se podía entrenar, haber evitado o incorporar), que si lo hacemos porque los otros fueron simplemente, mejores.

En el primer caso, ¡Podemos aprender algo! Tras un fallo, ya sea individual o del equipo, si lo analizamos podremos ver cuál es el motivo del error, qué nos llevó hasta ahí y cuál es el camino que debemos tomar ahora: ¿Qué es lo que tenemos que cambiar?, ¿Qué podemos aprender de esa situación?, ¿Qué necesitamos incorporar?, son preguntas que nos ayudarán a superar esta derrota.

Esto no significa que en el caso en que los otros fueron superiores, estas preguntas no nos sean útiles para seguir mejorando, sin embargo, la aceptación es necesaria y fundamental para aprender a perder dignamente y sin dañar nuestra autoestima, ni autoconfianza: reconocer la victoria del otro con humildad, dejar nuestro ego a un lado y seguir trabajando para ser mejores.

Además de aprender y aceptar resulta clave identificar las dos emociones más frecuentes tras perder nuestra competición: la rabia y la tristeza.

Son necesarias y justificadas, pero debemos aprender a regularlas de la mejor manera ya que son emociones que se mezclan con facilidad.

El problema nace de lo que nosotros consideramos que es justo, (ganar la carrera o el partido, por ejemplo), ya que hemos trabajado para obtener ese resultado y el hecho de que esa profecía no se cumpla hace aparecer la rabia, que se suma a la tristeza que genera ver desaparecer una oportunidad para conquistar tus sueños y tener que aceptar que se alejan. Ambas emociones confluyen en un mismo momento y requieren de regulaciones bien distintas: De un lado debemos permitir el consuelo para apaciguar esa tristeza, y por otro desahogar esa energía que conlleva la rabia, pero con consciencia para hacerlo en el momento adecuado y de la mejor manera.

El Coaching Deportivo es altamente eficaz para aprender a manejar ese tipo de situaciones, comprender y conocer qué nos sucede, tanto a nivel individual como en el equipo, ante las derrotas y ayudarnos así a alcanzar nuestros objetivos con mayor plenitud y el máximo rendimiento deportivo.

 

¡Aprende a perder los papeles!

Aprende a perder los papeles. Taller vivencial de coaching el 6 de abril en Barcelona. Regulación rabia y tristeza

¿Te pasa alguna vez que pierdes los papeles? 

¿Te cuesta encajar una derrota?

¿Eres de esas personas que saltan enseguida? 

¡Pues esta es tu formación! Inscríbete al taller vivencial de coaching del próximo viernes 6 de abril en Barcelona donde trabajaremos este tipo de situaciones y emociones para poder aprender a anejarlas mejor. Descubrirás que muchas veces, la rabia y la tristeza, se mezclan y nos confunden.

El taller se realizará de 17.00h a 19.00h en la Avinguda Josep Tarradellas 8-10 de Barcelona por ¡tan sólo 20€!

Puedes formalizar tu inscripción escribiendo a contact@agobarcelona.com

 

¡Te esperamos para crecer juntos!

3 talleres para conocer tus emociones

¡El primer viernes de los siguientes 3 meses ya puedes guardarlos en tu agenda!

 

Llegan 3 talleres de Coaching para trabajar tus emociones. El objetivo es aprender juntos a identificar lo que sentimos y regularlo correctamente. ¿En qué te va a beneficiar esto? Podrás conocerte un poco mejor, relacionarte contigo y con los demás de manera más asertiva y empática. Hay veces que no sabemos expresar lo que sentimos por miedo, vergüenza, tristeza o porque nos sentimos culpables, y otras en que nos escondemos… Este ciclo de formaciones nos ayudará a afrontarlo de otra manera y alcanzar una versión mejorada de nosotros mismos.

El precio por un taller es de 20€ por persona y si te atreves a realizar los 3 te sale por sólo ¡50€! (Puedes inscribirte al que más te interese o a los tres, tú decides).

Viernes 2 de Marzo: La vergüenza y la culpa

Viernes 6 de Abril: La rabia y la tristeza

Viernes 4 de Mayo: El miedo

 

Como siempre, estos talleres son dinámicos, participios y abiertos al público gracias a la colaboración del Fondo Social Europeo y a nuestros amigos de la Fundación Prevent.

Nuestro objetivo es aprender y crecer juntos #atréveteacambiar

Puedes inscribirte mandando un mail a contact@agobarcelona.com

Visítanos aquí  y conocenos un poco más

Los talleres se realizarán en Barcelona (Av. Josep Tarradellas 8-10)

¿Tristeza o depresión?

escultura del pensador

La tristeza es una emoción, y como todas las emociones, no tiene un caràcter negativo. Estar tristes nos lleva a buscar consuelo en situaciones difíciles, nos aísla y nos permite asimilar el hecho que nos ha causado ese estado de ánimo. La tristeza es adaptativa cuando está causada por algún hecho que hayamos vivido o por determinados estados fisiológicos (enfermedad, menstruación…), y remite sola de forma natural.

De forma coloquial decimos que estamos “depres” cuando en realidad simplemente estamos tristes, aunque no sepamos exactamente qué es lo que nos  causa  la tristeza

La depresión mayor es un estado de ánimo que cursa con tristeza, que muchas veces no nos explicamos, que se mantiene en el tiempo, (un mínimo de 2 semanas), y que provoca síntomas físicos: insomnio o hipersomnia, bajo apetito sexual, disminución o aumento del apetito, fatiga… Pueden haber variaciones diurnas (suele haber dificultades para levantarse, y mejorar algo hacia la tarde), dificultades de concentración, falta de interés en casi todas las actividades, falta de ilusión y puede aparecer incapacidad de disfrutar de las cosas que anteriormente le gustaban. En casos muy graves pueden aparecer pensamientos y sentimientos de inutilidad, desespero, hasta el extremo de pensar que la desaparición personal es la única salida

La depresión es una enfermedad grave, que requiere ayuda profesional, (un psicoterapeuta), y que limita de forma sustancial las actividades, relaciones, y la vida de la persona que la padece, mientras que la tristeza es una emoción que simplemente hay que saber identificar y aprender a gestionar, (también con la ayuda de un coach profesional). 

La intervención, en caso de depresión, puede requerir de la ayuda de fármacos antidepresivos y/o ansiolíticos, que han demostrado ser muy eficaces. El tratamiento debe durar aproximadamente un mínimo de 9 meses, y para que sea efectivo, es fundamental que se tome regularmente y durante todo el tiempo pautado, para evitar recaidas posteriores.

Paralelamente, es conveniente la ayuda psicológica que,  básicamente, permitirá una mejor aceptación del diagnóstico y tratamiento, así como trabajar con los pensamientos y emociones que dominan el cuadro. Las terapias de tipo cognitivo, así como la activación conductual, han demostrado ser muy efectivas en el tratamiento de la depresión. Asímismo, trabajar con aspectos emocionales y creencias o pensamientos disfuncionales ayudarán a prevenir problemas en el futuro.

La depresión es muy abordable y los resultados en los tratamientos muy positivos

La tolerancia y comprensión de un estado de ánimo, como es la tristeza, se puede efectuar con adecuadas medidas de gestión emocional, así realizando un proceso de autoconocimiento.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies