¿Te cuesta decidir?

Hoy intentaremos clarificar ciertas cosas sobre la toma de decisiones para aquellos momentos en los que tenemos varias opciones y no sabemos por cual decantarnos por el miedo a equivocarnos.

¡Vamos a quitarle hierro al asunto! ¿De acuerdo?

Imaginad que estáis andando por un camino y llegáis a una bifurcación, ¿qué camino elegiríais?, ¿En qué basaríais vuestra decisión?

Lo cierto es que en este caso y con la información que tenemos, (sólo os hemos dicho que había una bifurcación y no sabemos qué hay más allá de cada camino), las dos decisiones serán igual de válidas.
No podemos saber que hay un kilómetro más allá de cada camino; tal vez uno nos lleve hasta casa rápido o tal vez se convierta en un camino montañoso por el que sea difícil avanzar. ¡Nosotros no vamos a decidir por vosotros cuál es la mejor opción!

Sin embargo, debemos tener claro que cuando tomamos decisiones lo hacemos en función de los conocimientos que tenemos en ese momento y valorando las diversas opciones existentes. A veces escogemos la opción más viable, correcta, o que nos parece funcional… Lo que queda claro es que de nada sirve lamentarse tras haber elegido uno u otro camino, recordad que:

  1. NO SABEMOS QUE HAY EN EL CAMINO QUE NO ESCOGIMOS, POR LO TANTO, TODO LO QUE PENSEMOS SOBRE EL SERAN CASTILLOS EN EL AIRE
  2. NO PODEMOS SABER MÁS DE LO QUE SABEMOS EN EL MOMENTO EN EL QUE TOMAMOS LA DECISIÓN.

Así pues, ahora que ya sabemos que podemos dejar de castigarnos por aquellas decisiones, que considerábamos malas, ya pasadas podemos continuar soltando peso con el segundo factor a tener en cuenta cuando tomamos una decisión.

Volvamos al hipotético momento de elegir entre dos caminos y prueba con hacerte las siguientes preguntas:

Si decido decir SI al primero ¿a qué estoy diciendo que no?

Si decido decir SI al segundo ¿a qué estoy diciendo que no?

Cada día tomamos decisiones y con cada una de ellas estamos renunciando a algo, y quizás sea eso lo que hace que haya quien tenga miedo a posicionars, a elegir… pero no nos engañemos, incluso cuando demoramos el tomar la decisión estamos decidiendo no decidir.

 

 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies